No escribir guiones puede matar tu curso online

Antes nunca escribía guiones para mis grabaciones de video o audio para mi página web, cursos, u otro contenido. Prefería que mi contenido tuviera un tono conversacional, y no me gustaba escribir guiones porque pensaba que era un paso extra que no era necesario.

Cambié de idea cuando me di cuenta de que NO escribir guiones me impedía el progreso.

No escribir guiones mataba mi contenido

Déjame que te lo explique…

Lo que pasaba cuando no escribía guiones:

  • Evitaba grabar video porque no sabía qué decid y no quería decir estupideces
  • El proceso de grabar el video tardó más tiempo de lo necesario porque volvía yo a parar y empezar, lo que me frustró y me hizo sentir que no tenía derecho de hablar del tema
  • Evitaba editar los videos porque eran desastres y porque había demasiado que quería quitar o volver a hacer
  • Cuando terminaba un video, no lo mandaba a que lo transcribiera porque era tarea paso más

¿A que era un sistema pésimo?

Para mi último curso, the Online Course Kitchen, decidí que algo tenía que cambiar. Si realmente quisiera realizar el objetivo de combinar mis procesos en un curso, no podría usar el mismo sistema fracasado que usaba antes.

Así que decidí dedicar tiempo en mi horario de producción para escribir los guiones para cada uno de los videos del curso. De hecho, después de identificar los objetivos del curso, los guiones fueron la primera tarea que hice.

¿Por qué son importantes tus guiones?

Aun si te encanta improvisar cuando hablas en público o delante de la cámara, hay unas razones muy buenas por escribir los guiones antes de desarrollar el resto de tu contenido.

Razones por escribir primero

1. Ayuda a organizar tu contenido. 

Escribir todo el contenido que quieres presentar de forma narrative te ayuda a organizar tu contenido de manera lógica. Escribir te ayuda a sintetizar y resumir información–algo que quieres hacer cuando enseñas online.

2. Te ofrece otra oportunidad para verificar tu contenido. 

Por tener una fase dedicada a escribir el guión, incorporas una oportunidad para verificar una y otra vez que has incluído todo lo que quieres incluir, en el orden que debe aparecer.

3. Hace la grabación más fácil. 

Si lees de un guión, no tienes que preocuparte por inventar algo inteligente que decir en el momento. Así grabar tu video se hace una serie de tareas pequeñas (escribir el guión, editar el guión, preparar el shoot, pulsar grabar, etc.) que son más manejables que:  preparar la cámara, pulsar grabar, recordar de decir todas las cosas que quieres decir.

4. Los guiones pueden servir de transcripciones y/o subtítulos.

Las transcriptions añaden mucho valor a tu curso porque los estudiantes pueden relacionarse con tu contenido de varias formas. Además, también hacen que tu curso sea más accesible a una audiencia diversa. Si tienes el guión ya escrito, no tienes que transcribirlo ni mandarlo a que te lo transcriban.

5. Es algo que puedes subcontratar. 

Digamos que te cuesta mucho pensar en qué decir delante de la cámara. Hay guionistas que pueden hacer el trabajo por ti — y lo hacen muy, pero muy, bien. Si este paso es algo que te impide a crear tu  curso, contrata a un experto que te escriba los guiones.

Si odias leer de un guión, no hace falta— haz lo que tú prefieras. Pero la práctica de escribir guiones tiene mucho valor en el proceso de crear un curso online. Y si grabar los videos es un obstáculo que prevenga que la gente aprenda de ti, sin duda debes escribir los guiones primero.

 

¿Quieres crear cursos online, pero no sabes si estás preparad@? Lee este artículo.

No escribir guiones puede matar tu curso online